GALERIA: 5 Beneficios de la lluvia

Mejora la hidratación de la piel.

Pasados los primeros minutos de una tormenta, una vez que ya se han limpiado y depurado las partículas contaminantes del aire, el agua que cae de la atmósfera es un agua completamente pura con una baja concentración de sales, y está libre de cloro y otros componentes químicos, lo que la hace ideal para limpiar e hidratar la piel, mejor que el agua del grifo, que hace que nuestra piel esté mas seca.

Es buena para cuidar el cabello.

Puede parecer molesto, pero pasear bajo la lluvia sin paraguas, provoca que nuestro pelo se moje con agua de elevada calidad, ello ayuda a eliminar sustancias tóxicas que a lo largo del día van quedando en nuestro pelo y además hace que este crezca más fuerte y suave.

Limpia y purifica el aire

Al llover, se eliminan del aire un gran numero de sustancias tóxicas que están en suspensión, y al mejorar la calidad del aire, mejorara por tanto nuestra salud, ya que respiramos un aire más puro y eso nos permitirá no tener infecciones en vías respiratorias, resfriados, etc.

 

Nos mantiene más felices

No, nos hemos vuelto locos, pese a que nos parece que los días de lluvia estamos más tristes o desanimados, está demostrado que tras una tormenta el ambiente deja de estar cargado y se regula la temperatura, al reducirse toda la carga negativa en el aire, además de respirar un aire de mejor calidad eliminamos tensiones, dolores de cabeza, malestar y cansancio, es normal sentirse relajado y con más ánimos una vez pasada la tormenta, debido a este efecto.

 

Ayuda a regular la temperatura ambiente

Aunque nos parezca que los días de tormenta son grises y fríos, el agua ayuda a regular y estabilizar la temperatura, durante las temporadas frías, los días de lluvia, suele aumentar la temperatura ambiente y es algo más suave que en días despejados con temperaturas bajo cero. Al igual que durante verano, las tormentas que se dan de gran fuerza, ayudan siempre a reducir o bajar ese típico bochorno de temperaturas secas y refrescar el suelo y con ello la temperatura ambiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *